Torniplasa invierte en tecnología para seguir "vendiendo" calidad

  • 4 de Marzo de 2008

Torniplasa S.L.L., fabricante de piezas de fijación por deformación en frío con sede en la capital alavesa, ha
realizado recientemente una nueva inversión en tecnología para seguir potenciando su línea de negocio, la
producción de piezas especiales, que ha pasado en los últimos años a ser su principal baza.


La adquisición de su tercera máquina estampadora de seis estaciones, que acaba de poner en marcha, ha requerido de
una inversión de un millón de dólares. La firma pretende continuar “vendiendo” calidad, una seña de identidad que se vio
confirmada con la obtención de la Q de Oro a finales del pasado año 2007, un ejercicio en el que precisamente Torniplasa
celebró los cincuenta años de su nacimiento.


Juan Manuel Moreno, responsable de Calidad de Torniplasa, describía el esfuerzo que ha supuesto llegar al nivel
mencionado tras iniciarse en este camino con la consecución en 1995 de la Iso 9002. “Ha supuesto sobre todo un cambio
de mentalidad entre quienes componen nuestra plantilla, todos se han tenido que acostumbrar a trabajar en equipos, en
procesos. Además”, añade, “queremos seguir adelante con el apoyo de Euskalit o Asle, sin olvidar tampoco otros temas
como la gestión medioambiental, con la Iso 14000, que ya tenemos implantada y pretendemos certificar este mismo año”.


En esa clara apuesta por la calidad, la empresa vitoriana es consciente que resulta fundamental la mejora continua de sus
medios productivos. De hecho, Torniplasa acaba de adquirir una nueva máquina de seis estaciones y su objetivo a medio
plazo es ir cambiando toda la maquinaria antigua por máquinas de este tipo.


Las estampadoras de seis estaciones trabajan en la deformación de las piezas, “ya que nosotros lo que hacemos es
deformar el material, nuestro proceso productivo no es por arranque de viruta o decoletaje". Una deformación en frío que
tiene como principal producto final piezas especiales. “Hace cinco años que decidimos volcarnos en esta nueva línea de
negocio, ya que tuercas, tornillos, etcétera, estaban llegando a precios mucho más baratos desde los países asiáticos y del
Este", según explica Moreno. El envite le viene ofreciendo notables resultados a la firma gasteiztarra, como lo confirma el
crecimiento de un veinte por ciento registrado en la facturación de 2007, que viene a rondar en total los cinco millones de
euros.


Sector automoción


Torniplasa, que dispone de la certificación ISO/TS 16949, tiene su clientela en el sector de la automoción y aunque
reconoce intentar la entrada en otros sectores como la línea blanca resulta “difícil. Prácticamente el cien por cien de nuestra
producción se dirige a la automoción, en la que trabajamos sobre todo para empresas que hacen equipos para automóvil, lo
que vienen a llamar industria auxiliar de segundo nivel”.
Tras unos primeros pasos en los que suministros industriales y ferretería eran los destinatarios de la producción de
Torniplasa, poco a poco fueron tomando el relevo los fabricantes de automóviles, con la planta de Mercedes-Benz Vitoria a
la cabeza y otras como Seat-Volkswagen, Peugeot o Citroen. “En la actualidad”, según confirma el responsable de Calidad
de la sociedad alavesa, “servimos fundamentalmente piezas especiales a las empresas que aportan al fabricante las
puertas, los parachoques o las carrocerías. Trabajamos prácticamente en un cien por cien sobre plano y norma de cliente”.
Además del mercado nacional, que supone el sesenta por ciento del total de los números anuales, Torniplasa exporta al
continente europeo el cuarenta por ciento restante. Aquí, el principal referente es la vecina Francia, que se sitúa muy por
delante del resto. Siempre con el sector de la automoción como receptor, en esa lista cabe subrayar también los pedidos
que proceden de otros países como Portugal, Bélgica o Alemania.


Propósitos


En cuanto a los objetivos de Torniplasa para el nuevo ejercicio, la idea es mantener la actual línea de crecimiento que se
viene marcando durante los últimos años, “si bien habrá que ver la respuesta del mercado a ese murmullo que se oye de
que la cosa está cambiando y que no se avecinan muy buenos tiempos. Nosotros, por el momento, no hemos notado la
recesión de que se habla”, confirma Juan Manuel Moreno. “Seguimos trabajando bien, aunque hay que estar preparados
porque algunos de nuestros proveedores reconocen que les ha bajado el trabajo”.

image