Mondragón ultima otro desembarco en China y se prepara para saltar a India

  • 28 de Septiembre de 2010


El grupo Ormazabal abrirá en breve una fábrica en el parque industrial de la corporación










La crisis ha obligado a la Corporación Mondragón a frenar sus planes de internacionalización. Pero ahora que sus cooperativas empiezan a ver la luz, retoma la expansión. En esa estrategia ocupa un lugar privilegiado China, un mercado vital en el ya tiene notable presencia. Con 16 plantas en todo el país, cuenta con una plantilla de 2.000 personas y suma unas ventas de 150 millones de euros. El grupo pretende ampliar de forma notable esas cifras para 2012 con importantes implantaciones, que también se extenderán a India.


El máximo exponente de la apuesta de Mondragón por el Gran Dragón es el parque empresarial de Kunshan, a 80 kilómetros de Shanghai. Con una inversión superior a 50 millones de euros, se abrió en 2007 y cuenta con siete fábricas. A corto plazo, prevé aumentar su presencia en un 50%. Además, ayudará a otras empresas no integradas en el consorcio a instalarse en el complejo. Ya hay dos sociedades no cooperativas con fábrica allí y en breve se sumará Ormazabal.

La relevancia de Mondragón en China ha quedado puesta de manifiesto durante la misión empresarial encabezada por el lehendakari López, con la que el Gobierno del PSE quiere demostrar su apoyo a la presencia vasca en el gigante chino. Tras visitar el enorme parque de Kunshan y cuatro de sus plantas -Batz, Fagor Arrasate,Orbea y Orkli (en todas ellas ondeaban la bandera española y la ikurriña, junto a la enseña china)- el jefe del Ejecutivo vasco, el consejero de Industria, Bernabé Unda, y el presidente del grupo cooperativo, José María Aldecoa, firmaron un importante convenio con las autoridades de la zona. Permitirá, además de estrechar lazos entre ambas regiones -«queremos que se nos tenga en cuenta como aliado estratégico», dijo López-, facilitar la puesta en marcha de nuevas plantas de empresas no cooperativas en el parque, que podrá disponer de otros 220.000 metros, a sumar a los 330.000 con los que ya cuenta.


El acuerdo garantiza que cualquier compañía pueda beneficiarse de las mismas condiciones económicas y administrativas -por ejemplo el precio de los terrenos- de las que goza Mondragón, que además ayudará a las empresas en la gestión de los trámites administrativos necesarios para instalarse. Eso es, según los propios empresarios, algo «muy relevante», teniendo en cuenta las gigantescas dificultades con las que se encuentran.

Los efectos del pacto suscrito ayer pueden ser inmediatos. Actualmente, son nueve las empresas con plantas en el polígono desarrollado por el grupo cooperativo, que cuenta con la replica de un caserío como seña de identidad. Además de las siete cooperativas, hay otras que no pertenecen a Mondragón -Gestamp y Talleres Agui-. Los planes de Mondragón apuntan a que durante 2011 otras tres o cuatro cooperativas se implanten en esas instalaciones; Cikautxo podría ser la primera. Al margen de la corporación, la primera compañía en llegar será el grupo Ormazabal, que ya tiene otras dos fábricas en otros puntos del gigante asiático y que invertirá más de diez millones.


Las estimaciones de los responsables del parque de Kunshan apuntan a que el próximo año ya haya 14 firmas instaladas -entre cooperativas y sociedades anónimas-, con una plantilla de 2.500 trabajadores frente a los 700 actuales. En lo que respecta a su presencia en el conjunto del país, Mondragón prevé contar en 2012 con mas de 20 plantas, por encima de 3.000 empleados y alcanzar unas ventas de 300 millones. El alcalde del cercano pueblo de Qiandeng, Li Wen, alabó la tarea de Mondragón, que «aporta tecnologías avanzadas pero cuidando el medio ambiente y dando buen trato a los trabajadores chinos».


La apuesta del conglomerado cooperativo por Asia no se limita a China. Se extiende a India. En breve inaugurará allí, en Pune, un polígono industrial de 220.000 metros que replica la filosofía de Kunshan. Ya hay tres firmas que han decidido abrir plantas -Danobat, Kide y Fagor Industrial- y se espera que superen la media docena las que se implanten. Danobat será la primera en llegar, con una inversión de 15 millones de euros.


Al margen de Mondragón, el grupo eibarrés Alfa también firmó ayer un acuerdo por el cual construirá una planta de 2.000 metros en China para la fabricación de componentes de automoción. Invertirá tres millones para mecanizado de alta precisión y estampación de piezas. Alfa está formado por catorce firmas, con 800 empleados, centradas en el pequeño electrodoméstico, la industrialización al servicio del arte y los procesos industriales, que suponen el 80% del negocio.



image