La empresa vizcaína de automoción FPK inaugura su nueva planta en Brasil

  • 24 de Febrero de 2011



La empresa vizcaína FPL, partner y proveedor de los más importantes fabricantes de automoción, con sede en Zamudio, ha inaugurado su recientemente adquirida planta productiva en Curitiba, la capital del Estado de Paraná (Brasil).

Con la compra de la brasileña FPK do Brasil Componentes Automotivos Ltda y de la alemana FPK, LT Deutschland GmbH, la empresa completa el ciclo de adquisiciones prevista para el periodo 2010-2011.

FPK diseña y fabrica componentes estructurales y aerodinámicos en composite, proporcionando soluciones para vehículos más ligeros y la optimización de su aerodinámica y colaborando con sus clientes en la reducción del consumo de combustible y de las emisiones.

En el acto de inauguración de su planta de Brasil han estado presentes José Mari Aldecoa, presidente del Consejo General de Corporación Mondragon, y José Ramón Goikoetxea, vicepresidente de la División de Automoción, entre otros.

Aldecoa ha señalado la importancia de este proyecto como una actividad complementaria del sector de automoción, en el que Mondragon ocupa a cerca de 10.000 personas y que este año alcanzará una facturación próxima a los 1.500 millones de euros.

Asimismo, ha destacado el ejemplo de FPK "que ha pasado de ser una joint-venture local a ser un grupo internacional tras la adquisición de la matriz alemana y su empresa filial en Brasil".

La planta brasileira, FPK do Brasil Componentes Automotivos, seguirá la misma estrategia que las plantas europeas en cuanto a posicionamiento en el mercado y tecnología, adaptándose a la demanda local. La planta emplea en la actualidad a 90 personas, y se erige en una "excelente" plataforma para poder suministrar sus productos al mercado brasileño.

FPK ha sido durante 18 años una joint-venture entre Mondragon y el grupo alemán Aksys GMBH, dedicada a la fabricación de piezas de plástico reforzadas con fibra de vidrio. El proceso de crecimiento de FPK se inició con la compra al socio alemán de su parte en la sociedad y la posterior transformación de FPK en cooperativa. Una cooperativa mixta en la que participan los propios socios de trabajo de FPK, Mondragon Inversiones y la cooperativa Batz.

Posteriormente, en julio de 2010 se cerraba la operación de compra de una planta de 120 personas en Peine (Alemania), cerca de Hannover, con el fin de dar respuesta desde el propio país a la demanda de productos estructurales y aerodinámicos en plástico reforzado para el sector automoción.

Además, a finales del año pasado se cerró la compra de la planta de Brasil. De esta forma, FPK ha triplicado en menos de un año tanto su cifra de negocio como los puestos de trabajo de sus sociedades. Paralelamente, a lo largo del segundo semestre del año se ha producido una importante captación de nuevos pedidos que van a consolidar el nuevo proyecto empresarial de FPK.

Estas tres plantas productivas se integran en la División de Utillaje y Sistemas de Mondragon, en una nueva línea de negocio creada en el seno de la cooperativa Batz y denominada FPK Lightweight Technologies. Para este ejercicio 2011, las previsiones apuntan a una cifra de facturación de 37 millones de euros y una plantilla integrada por 265 personas.

De cara a 2015, se prevé alcanzar una cifra de negocio próxima a los 50 millones de euros e intensificar el desarrollo de nuevos productos mediante procesos de innovación e intercooperación de sus sociedades.

image