FPK invierte 6,5 millones en Bizkaia en ampliar sus instalaciones productivas

  • 28 de Julio de 2014
El Grupo Batz continúa creciendo en sus negocios orientados a automoción con las plantas de Brasil, China, México y Chequia El negocio de Batz denominado FPK Lightweight Technologies acaba de desembolsar 6,5 millones en su planta de Zamudio (Bizkaia) en dos nuevas líneas de producción, para seguir su crecimiento.

FPK, desarrolla y produce para automoción componentes estructurales y aerodinámicos en base a tecnologías avanzadas de transformación de composites para todo tipo de vehículos.

Es por ello un referente en el uso de materiales avanzados que aportan ligereza y reciclabilidad a un coste competitivo, los principales ‘drivers’ de crecimiento en el sector de componentes de automoción.

La empresa FPK, participada por el Grupo Batz y Mondragón Corporación, está reorganizando su negocio y dentro de esa línea, en el pasado mes de junio traspasó su planta de Peine (Alemania) tras cuatro años de gestión, para potenciar las de Brasil, China, México, Chequia, además de sus actividades locales. Esta desinversión se debió a las dificultades encontradas para conseguir un crecimiento rentable a causa, entre otros aspectos, de la rigidez laboral y los altos costes laborales que dificultaban el crecimiento en la planta alemana.

En ese contexto, y a pesar del esfuerzo que venía realizándose en la planta de Peine desde 2010, se decide apostar por el resto de fábricas. Esta experiencia internacional ha facilitado, sin embargo, la obtención de un importante posicionamiento que ha permitido al Grupo Batz acercarse más a sus clientes y fortalecer relaciones comerciales. Los recursos se dirigen ahora, por lo tanto, a las otras plantas del grupo que presentan una importante capacidad de crecimiento.

Como ejemplo, la planta de Zamudio está reforzándose para suministrar nuevos contratos. Así, ha invertido un total de 6,5 millones de euros en esta factoría, que ha mantenido un crecimiento constante incluso en los peores años de la crisis. Es de destacar que mientras que en 2011 facturó 13,5 millones, para este año espera conseguir 23,1 millones y alcanzar 24,7 a finales de 2015 con las nuevas adjudicaciones obtenidas.

Nuevas líneas
A ese crecimiento van a ayudar las dos líneas que se encuentra instalando y que prevé poner en producción en septiembre. Se trata de una inversión de tres millones en una línea IMC, otros 1,5 millones en una de SMC y dos millones más para un pabellón nuevo, la ampliación del área productiva y otras infraestructuras. Estas nuevas instalaciones, que estarán operativas en un breve plazo, se destinarán a la misma gama de productos dentro del sector de automoción, en los cuales se han aplicado mejoras tecnológicas orientadas a la reducción de peso de los componentes para conseguir vehículos más ligeros y con menores emisiones de CO2.

El Grupo Batz sigue apostando por invertir localmente para fabricar productos de alto valor añadido que llegan a los principales fabricantes de equipos originales (OEM) de Europa, al tiempo que continua con un desarrollo sostenido a nivel internacional.

El Grupo Batz es un fabricante TIER1 que apuesta por ser un grupo referente global multitecnológico que ofrece diferentes productos en todas sus plantas, superando los 200 millones de euros de facturación global.

La producción realizada en Bizkaia se distribuye principalmente en los mercados de España, Francia y Alemania, aunque también sirve pedidos a Chequia, Bélgica y otras ubicaciones europeas, en función de las necesidades de sus clientes, entre los que destacan el Consorcio Volkswagen, General Motors, Jaguar–Land Rover y BMW.

Brasil prevé un fuerte crecimiento
Tras la compra de FPK do Brasil, en Curitiba, por el Grupo Batz en el año 2011, se inició una fuerte actividad inversora para dotar a la fábrica de nuevas tecnologías, así como una intensa actividad comercial con la que se logró captar tanto nuevos proyectos para el negocio de Automotive Systems como para el área Lightweight. De esta forma, la filial brasileña se ha convertido en la primera planta multiproducto y multitecnología del grupo y prevé casi duplicar su facturación desde los 7,7 millones de euros conseguidos en su primer año (2011) a los 14,1 millones previstos para el próximo 2015. Entre sus clientes destacan Volkswagen, PSA y Volvo Trucks. Siguiendo el modelo de la planta brasileña, el objetivo es disponer de plantas multitecnología capaces de ofrecer un amplio rango de soluciones a sus clientes a nivel global. En la imagen, productos fabricados por FPK Lightweigth Technologies.

image