"En tiempos de crisis hay que prepararse para salir reforzados", Pedro Intxausti, Director General de AZTERLAN

  • 21 de Marzo de 2009



«En tiempos de crisis hay que prepararse para salir reforzados»
El centro de investigación metalúrgica desarrolla medio centenar de proyectos y alberga el Instituto Tabira, representante español ante la Organización Mundial de Fundidores


21.03.09 - RAQUEL CALVO | DURANGO


La actividad de Azterlan sigue avanzando pese a la que está cayendo en las empresas del metal. El centro de investigaciónmetalúrgica, que tiene su sede en Abadiño, enarbola la bandera de la innovación para hacer frente a la tormenta. «La actividad investigadora no se ha paralizado. Es un tema estratégico. El futuro pasa por aquí», afirma con contundencia Pedro Intxausti, director del centro. La prueba está en que a pesar de la radical caída de pedidos vivida desde comienzos del pasado otoño y la «total incertidumbre» que reina en el sector, el medio centenar de contratos de desarrollo de ingeniería que Azterlan mantiene con treinta firmas sigue en pie. «En tiempos de crisis hay que preparse para salir de ella reforzados. Las empresas lo saben y eso se ve. Se sostiene ese esfuerzo», asegura Intxausti.


La fundición es la base de este centro impulsor del Instituto Tabira, representante español ante la Organización Mundial de Fundidores en cuya junta está este año y que tiene su sede en el centro de Durango. Esta entidad nació para dar un impulso tecnológico a una industria tradicional de la que Intxausti dice que «soporta al país económicamente y tiene aún mucho desarrollo por delante, porque los conocimientos acerca de la solidificación de los materiales son todavía insuficientes».


Profundizar en ese saber es una de las labores del centro, que realiza certificaciones y ensayos para prácticamente la totalidad de los fundidores del país, 149 en total. Euskadi acoge gran parte de esas firmas y representa aproximadamente la mitad de la producción total del sector, que suma 1,5 millones de toneladas de hierros, aceros y materiales no férreos.


«En el País Vasco hay mayor cantidad de fundiciones, pero las de otras comunidades son más grandes», describe Intxausti. Esta atomización característica, que no permitía el desarrollo de unidades propias de I+D, propició el nacimiento de Azterlan hace treinta años, primero como laboratorio y después como centro de investigación con cerca de noventa profesionales en plantilla. La singularidad del centro «es impensable en
otros lugares como Alemania, donde cada uno intenta tener su tema solucionado», confirma Intxausti.


Segundos en Europa
El hierro que se produce en la comunidad autónoma vasca es, sobre todo, de tipo esferoidal, según cuentan en Azterlan. Este elemento soporta mejor las tensiones propias de las piezas de seguridad de automoción o de las industrias eólica y aeronáutica que el llamado hierro gris, más barato y también más adecuado para otro tipo de aplicaciones, como las bancadas utilizadas en el sector de máquina herramienta, ya que absorbe mejor los impactos.


Intxausti afirma sin ambages que Azterlan es responsable en buena medida de la importante posición española en lo que se refiere a desarrollo tecnológico en fundición. «En Europa estaríamos en segundo lugar, por detrás de los alemanes. Ahora estamos entrando en Francia y vemos que están por debajo. De hecho, hace poco han venido varios representantes franceses para comprobar el funcionamiento de un sistema predictivo, capaz de reducir el rechazo en dos puntos porcentuales que hemos desarrollado y que se ha implantado en una docena de fundiciones de la zona», informó el director del centro de investigación metalúrgica.

image