CIE inaugura la ampliación de otra de sus plantas que el pasado año facturó 23 millones

  • 23 de Marzo de 2010



Era un momento de celebración en CIE Automotive. Más de una veintena de empresarios del sector y miembros del Gobierno se trasladaron ex profeso a unos 150 kilómetros de Sao Paulo para inaugurar la ampliación de una planta de la empresa vasca

Era un momento de celebración en CIE Automotive. Más de una veintena de empresarios del sector y miembros del Gobierno se trasladaron ex profeso a unos 150 kilómetros de Sao Paulo para inaugurar la ampliación de una planta de la empresa vasca, que el pasado año facturó 23 millones. Una fábrica cuya
implantación ya fue saludada con la visita de José Antonio Ardanza en 1998, cuando trabajar en Brasil era poco menos que una aventura impredecible.


Ahora CIE factura más de 300 millones de euros en Brasil y tiene 10 plantas. Otras siete en México, con más de 3.500 empleados y 230 millones de facturación. En total, la empresa vasca que se dedica a fabricar prácticamente todas las partes plásticas y móviles de los coches para Ford, General Motors, Fiat y Volkswagen
factura 1.149 millones, y tiene en todo el mundo 51 plantas. "Este es el aval que damos a las empresas vascas, hemos venido con este proyecto de país", dijo el lehendakari delante de los principales ejecutivos de la compañía. Sin embargo, no estaban ni el presidente, Anton Pradera, ni el consejero delegado Ignacio Martin, que se perdieron el vuelo y no pudieron asistir.


Si estuvo, sin embargo, el patriarca de la familia que creó Autometal, la empresa que CIE compró para montar su red brasileña, Amable Martínez Conde, que hizo gala de su origen de Barakaldo. "Vivo en Brasil y me siento de Brasil, un país que tan bien me acogió a mí y a mi familia, pero no me pierdo viajar a Barakaldo una vez al año", afirmó ante sus trabajadores y directivos.

El lehendakari le respondió que "a los que somos de la Margen Izquierda nos satisface ver que tenemos también aquí un trozo de nuestro corazón".


La visita a CIE, en la que trabajan 313 personas, se prolongó una hora, durante la que los directivos de la empresa enseñaron al lehendakari el proceso de fabricación. No era sin embargo la última anotación de su agenda. A partir de la 21.30 horas se entrevistaba con el presidente del gigante brasileño de los aceros
especiales, Jorge Gerdau, principal accionista de Sidenor, en la que trabajan 3.100 personas. López quiere conocer los planes de Gerdau para las instalaciones vascas.

image